Cirugía de hombro

El hombro es una articulación con amplios rangos de movilidad conformada por la unión de 3 huesos: la cabeza del húmero, la glenoides y acromión de la escápula y la clavícula, éstos tienen medios de unión y movilidad como cápsula, ligamentos, tendones y músculos que en conjunto hacen que la articulación trabaje de forma sincrónica. En caso de lesiones, muchas veces necesitarán de una cirugía de hombro.

cirugía de hombro
cirugía de hombro

Al tener rangos de movilidad tan amplios es susceptible de lesiones como inestabilidades o pinzamientos provocando dolor, el cual puede ser con el movimiento, intermitente, o a veces suele ser continuo y requiere ayuda médica.

Las principales causas de dolor en el hombro son trastornos inflamatorios como bursitis, tendinitis o artritis; inestabilidades, desgaste articular o fracturas a nivel de los huesos que lo conforman.

Lo más importante en los trastornos del hombro es un buen interrogatorio en relación a todo el entorno tanto médico, como no médico, que pueda tener influencia sobre su padecimiento, además de una minuciosa exploración física que nos dará con certeza la mayor cantidad de datos para poder integrar un diagnóstico certero e instituir un tratamiento.

Es necesario solicitar de estudios de imagen que nos apoyarán en el diagnóstico establecido y nos demostrarán datos que no se identificaron en la exploración. Los estudios solicitados van a ir en relación del diagnóstico establecido y pueden ser radiografías, ultrasonido, tomografías, resonancia magnética y en conjunto apoyarán un tratamiento específico de acuerdo a su diagnóstico.

La cirugía de hombro es requerida en algunos padecimientos de hombro sobre todo los que no responden a medidas no quirúrgicas ya que la mayoría de los pacientes responderá bien a medidas de manejo conservador, un buen equilibrio muscular con ejercicios de hombro y espalda, medicamentos desinflamatorios vía oral o infiltraciones en la articulación, terapia física, reposo de actividades que causan dolor y cambio de actividades que ocasionan los síntomas.

Hay trastornos del hombro que son susceptibles de cirugía: fracturas del hombro, reconstrucciones articulares y en el desgaste severo que requieren la colocación de una prótesis, lo cuales se pueden realizar mediante cirugía abierta del hombro o con técnicas miniopen. También reparamos la mayoría de las rupturas de mango rotador, inestabilidades del hombro o en pinzamientos del hombro que tienen meses sin respuesta a las medidas de manejo conservador y se pueden realizar mediante cirugía abierta o artroscópica.

La cirugía artroscópica de hombro es un procedimiento de mínima invasión que requiere un entrenamiento especial en cirugía articular de hombro para su ejecución, el objetivo mediante cualquier técnica es colocar el tendón nuevamente en su posición mediante diferentes técnicas que depende del tipo de lesión, calidad de tus tejidos, experiencia del cirujano, el tipo de materiales a utilizar.

Se trata de explorar el hombro a través de un lente con sistemas de visión que proyectan sobre un televisor y poder realizar los procedimientos necesarios en el hombro mediante heridas de medio centímetro por donde se introducen instrumentos y el material necesario para reparar los tejidos dañados.

El mango rotador es una unidad constituida por 4 estructuras músculo-tendinosas que unen el húmero con la escápula, los cuales favorecen la estabilidad y ayudan a la movilidad y el buen funcionamiento de la articulación, los tendones que lo conforman son el supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular de los cuales el supraespinoso es el más frecuente que sufre rupturas que requieren reparación, las rupturas a este nivel provocan dolor y limitación para la abducción del brazo provocando discapacidad, comúnmente el dolor se agudiza por las noches al acostarse y de no atenderse la lesión avanza hasta llegar a ser irreparable, la cirugía es recomendada cuando presenta dolor que no me mejora con medidas no quirúrgicas, cuando la ruptura es provocada por un accidente reciente con ruptura del tendón, cuando son trabajadores o deportistas con actividades por encima de la cabeza, cuando tiene rupturas grandes susceptibles de reparación y cuando ocasionan discapacidad en las actividades de vida diaria de los pacientes.

Otra causa de dolor que también es susceptible de cirugía de hombro es cuando el tendón del bícep tiene un mal funcionamiento e inflamación que no mejoran con medidas no quirúrgicas y se puede revisar y cambiar de posición sin afectar la funcionalidad de su hombro.

La luxación de hombro sucede cuando la cabeza del húmero sale de su lugar en la cavidad glenoidea, puede ser provocada traumatismos o por sobreuso, cuando esto sucede hay una lesión de ligamentos y músculos y en ocasiones huesos que conforman el hombro, la mayor parte de las veces se reduce a su posición sin volverse a luxar, pero en otras ocasiones la ruptura de las estructuras no cicatriza de forma adecuada provocando que el hombro quede inestable y se luxe con facilidad, esta inestabilidad requiere de un procedimiento quirúrgico para su estabilización, en caso de no realizarse pueden provocar daños irreversibles a nivel del cartílago y las estructuras óseas de la articulación. Cuando las lesiones en el hombro son muy severas la cirugía tendrá que ser de forma abierta ya que requiere estabilizaciones con aumentos óseos.

Las fracturas del húmero proximal son frecuentes en personas de la tercera edad debido al decremento de su calidad ósea, este tipo de fractura por lo regular tiene un colapso y desplazamiento que dejará secuelas en la función del hombro, es necesario realizar una revisión de forma integral del paciente, tomando en cuenta sus condiciones generales tanto médicas como sociales y valorar el riesgo-beneficio de un procedimiento quirúrgico. Este tipo de fracturas se reparan mediante material de osteosíntesis que con seguridad sostendrán los huesos en su posición y en ocasiones se incluirá injerto de hueso para recuperar la estructura del hueso colapsado.

Después de la cirugía es probable que presenten dolor y en este tipo de cirugías el manejo postoperatorio del mismo lo realiza un médico especialista quien a través de bloqueos regionales de la extremidad la mantendrá anestesiada y sin dolor las primeras 24 horas, posterior a eso el dolor es controlado mediante medicación analgésica y antiinflamatoria vía oral permaneciendo la mayoría de los pacientes con un nivel de molestia tolerable. Si el dolor no es controlado mediante medicación se tienen opciones para su control.

En la mayoría de los casos pueden ser ambulatoria, pero depende de múltiples factores la decisión de internamiento, normalmente a nuestros pacientes les indicamos por lo menos una noche de hospitalización y así poder controlar cualquier molestia postoperatoria y vigilar el brazo que se encuentra anestesiado el primer día, posterior a eso, con seguridad se dan indicaciones de cuidados en casa y se envía a su domicilio; se cita a la semana del procedimiento para la revisión de sus heridas y dar instrucciones de inicio de rehabilitación.

A los pacientes post operados les damos un seguimiento semanal el primer mes para poder evaluar evolución y que no existan complicaciones.

Enviamos a rehabilitación a nuestros pacientes para mejorar inflamación y recuperar movilidad del hombro operado inicialmente de forma pasiva y después activa y así limitar las molestias que pueda presentar y llevar a un resultado satisfactorio.

La mayoría de los pacientes que les realizamos una cirugía les ayudamos a quitar el dolor, recuperan la funcionalidad y la fuerza, pero hay algunos que no tienen los resultados esperados: dentro de los factores que pueden afectar este resultado encontramos pobre calidad de los tejidos a reparar, lesiones crónicas de mango rotador con retracción o muy grandes, poca o nula cooperación del paciente en el postoperatorio no siguiendo las indicaciones establecidas para su rehabilitación, pacientes en la tercera edad, fumadores y trabajadores con ganancias secundarias.

Cualquier cirugía no está exenta de complicaciones las cuales se deben informar antes del procedimiento quirúrgico, aunque son en muy bajo porcentaje, pueden ocurrir tanto por la anestesia como por la cirugía de hombro y estas pueden incluir: daño a nervios, infección, rigidez, rupturas y lesiones musculares.

La buena alimentación y el ejercicio regular tendrán un impacto en la recuperación de cualquier cirugía, por lo que recomendamos siempre revisar estos aspectos, actívate, muévete y si el dolor no te deja vivir, llámanos para poder ofrecerte una solución.

Si deseas una buena atención, con una revisión integral de tu padecimiento y un diagnóstico certero, llama y agenda una cita para un revisión, nosotros podemos ayudarte a mejorar tu estado de salud y recuperar tu función. Visítanos en www.drtorrestrejo.com, redes sociales Facebook e Instagram como @dr.jaimetorres, envía WhatsApp al +52 (81) 2580 8785 o llámanos al (81) 2261 9714 para agendar una cita. Estamos ubicados en el Centro médico del Hospital San José en la Colonia Doctores en el Consultorio 304, Monterrey, Nuevo León.

Jaime Torres Trejo – Doctoralia.com.mx

Contacto




Open chat
1
Hola
¿Deseas agendar una cita?